Arte urbano – Arte rural

Arte urbano

Edificios en decadencia, abandonados, olvidados por la sociedad que reviven gracias a los colores del graffiti y el arte urbano.

Esta temática es recurrente en los trabajos de laboratorio bambara.

Recuperación de espacios

Como los barcos que se hunden en profundos océanos, con el paso del tiempo se van olvidando y se abandonan a su suerte. Justo en ese instante y no antes, otros seres toman el control de los restos, primero tímidamente hasta formar un nuevo mundo de color y vida a su alrededor.

Así es como definiríamos el arte urbano en edificios decadentes y zonas abandonadas. Pasan del abandono y la oscuridad al color y calor de la vida a través de los graffitis y otras expresiones artísticas.

Todos estos trabajos artísticos tienen en común lo efímero (o no). El paso del tiempo también influye en los trabajos artísticos, degradándolos, borrándolos, transformándolos, en definitiva, evolucionándolos.

Arte rural

Tal vez sea anterior al arte urbano, tal vez no. El arte rural, equiparándolo a lo que se entiende por arte urbano, hace de la tierra, de los cultivos, en definitiva, de la naturaleza su medio de exprexión.

Ejemplos pueden ser las decoraciones de tierras de cultivos para ser vistas desde el cielo, laberintos en campos de maiz o espantapájaros en mitad de huertos.

Nuevo foco de investigación

Gracias al trabajo Surya Namaskara, el laboratorio bambara ha abierto un nuevo foco de investigación: el arte rural.

A partir de la experiencia de rodar en un medio natural, ha quedado una semilla pendiente de germinar que con el tiempo dará sus frutos.